Aunque las cicatrices son la forma normal de curación del organismo ante las heridas, con alguna frecuencia ocasionan luego limitaciones de función o bien son estéticamente inaceptables. El criterio medico para el tratamiento de una cicatriz puede ser completamente diferente si se trata de corregir un defecto funcional causado por la cicatriz (por ejemplo, la imposibilidad de cierre de un parpado) que si se trata de mejorar una situación estéticamente inaceptable.

Los cirujanos plásticos pueden mejorar su apariencia haciéndola menos evidente, para esto, pueden administrase ciertos medicamentos esteroides o realizar procedimientos quirúrgicos especiales.

Queloides: Las cicatrices queloideas o queloides son lesiones gruesas, abultadas y de color morado o rojas, que se producen en el sitio de la herida o incisión debido a la producción excesiva de fibras de colágeno después de que la lesión ha curado. Los queloides pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero son más comunes a nivel de la piel del área del esternón, lóbulos de las orejas y hombros. Son más frecuentes en individuos de piel oscura que en aquellos que tienen piel clara. Existen tres tipos de tratamiento para los queloides: La infiltración de medicamentos esteroides tipo triamcinolona directamente en la lesión mas la aplicación de masajes en la misma. Resecciones parciales de la lesión en varias sesiones complementadas con terapia de presión. Tratamiento triple: el cual consiste en la infiltración con esteroides, presoterapia y radioterapia.

Cicatrices Hipertróficas: Se confunden con los queloides ya al igual que estos últimos, también son gruesos, abultados y de color rojo o morado. La diferencia radica en que las cicatrices hipertróficas mantienen la forma de las heridas o incisiones originales a diferencia de los queloides que crecen en forma desproporcionada.

Contracturas: Las quemaduras u otras lesiones en donde se producen perdidas grandes de piel pueden producir cicatrices que retraen los bordes de la piel de la herida entre si y ocasionar contracturas. La corrección de las contracturas usualmente requiere la resección de la cicatriz y la colocación de un injerto de piel o colgajo.

Tiempo de hospitalización : Cirugía ambulatoria