Las manchas marrones en las manos se pueden tratar con una aplicación diaria de crema con hidroquinona, tanto las arrugas finas como la pigmentación se pueden beneficiar con un peeling. Los peelings suaves con acido tricloroacético (TCA) son más efectivos para eliminar una pigmentación despareja a largo plazo y para suavizar la piel. Es recomendable el uso diario de una buena crema que contenga ácido glicólico, vitamina C, vitamina E y Beta carotenos.

Atrofia: El envejecimiento y la exposición solar causan el afinamiento de la piel o “atrofia” de la piel, grasa y musculatura. El resultado son manos de apariencia vieja y «huesuda». Esta apariencia se puede camuflar transplantando células grasas de los muslos o el estómago hacia la parte posterior de las manos. Si el injerto tiene resultados satisfactorios, estas células grasas continuaran viviendo en forma permanente, brindando así resultados duraderos.

Venas: Las venas hinchadas en la parte de atrás de las manos no son estéticamente agradables. Se pueden extirpar por medio de refinadas técnicas quirúrgicas bajo anestesia local.