Los capilares dañados, las arañitas y las manchas marrones son obstáculos faciales poco estéticos. Afortunadamente, existen técnicas médicas modernas que ofrecen una solución. La genética, las temperaturas extremas, los cambios climatológicos, la exposición solar y la deficiencia de vitaminas pueden ocasionar la dilatación de pequeños vasos sanguíneos en los pómulos y la nariz. El nuevo láser KTP es ideal para el tratamiento de manchas rosadas (pequeños vasos sanguíneos) y manchas marrones (de pigmentación). Es un método rápido y eficaz para tratar la rosácea, pequeñas venas, manchas rojas, manchas de envejecimiento y manchas marrones sin dañar la piel de alrededor. La mayoría de las venitas o manchas desaparecen o se decoloran para siempre después de un tratamiento. A veces son necesarios varios tratamientos.

Venas en forma de arañitas: La micro-esclerosis es el tratamiento de excelencia para eliminar los vasos sanguíneos dilatados en la superficie de las piernas. Con una aguja muy fina, apenas visible a los ojos, se inyecta en las arañitas un agente esclerosarte para sellarlas. Pueden pasar 6 semanas hasta que desaparezcan los últimos rastros del tratamiento. Dependiendo del grado de severidad, se necesitarán una o más sesiones.