La sudoración excesiva puede ser un síntoma de un desequilibrio general en el cuerpo. Aproximadamente el 1% de la población padece de sudoración excesiva. Esto es ocasionado por la sobreproducción de sudor de las glándulas sudoríparas que se encuentran en las axilas, en las palmas de las manos, en los pies o en la cara. Por medio de pequeñas inyecciones de Botox las glándulas sudoríparas se pueden bloquear temporalmente. La producción de transpiración disminuirá drásticamente y su calidad de vida irá en aumento.

Tratamiento de hiperhidrosis para axilas: Tendrá que afeitarse las axilas el día anterior al tratamiento. Evite el uso de desodorantes 24 horas antes. Antes de colocar las inyecciones hacemos una prueba de transpiración sobre la piel. El médico aplica un pigmento sobre el área a tratar. Así, la mayoría de las glándulas sudoríparas activas se tornan visibles permitiendo delimitar con exactitud la zona a tratar. Se colocan varias inyecciones de Botox en la zona establecida. El día del tratamiento traiga una ropa vieja, ya que la tinta que se utiliza para marcar la piel puede dejar manchas indelebles en su ropa. El tratamiento tiene una duración aproximada de una hora.

El resultado : De 1 a 3 días después comenzará a notar los resultados del tratamiento. Luego de 5 días los resultados serán óptimos.