Las estrías son el resultado de desgarros en las capas internas de la piel. Son cicatrices de tejidos internos, atenuadas por la epidermis. No tienen folículos pilosos, glándulas sudoríparas o glándulas sebáceas. Al principio las estrías aparecen como líneas púrpuras de unos pocos milímetros de ancho. A medida que maduran su color se va tornando blanco. Brindan un aspecto irregular y antiestético a las zonas afectadas.

Las estrías pueden ser consecuencia de:

  • Embarazos, especialmente cuando hay excesivo aumento de peso.
  • Rápido aumento de peso, especialmente en la pubertad.
  • Condiciones que dan lugar a anomalías hormonales.

Tratamiento: La micro-dermoabrasión es una forma segura de mejorar la estructura de la epidermis y la condición de la dermis más profunda. Es una técnica médica de “sandblasting”, por medio de la cual partículas microscópicas desgastan la piel tratada. En el proceso de la penetración microscópica y de la restitución biológica, se estimula la formación de colágeno nuevo y elastina. Esto es necesario para ayudar la cicatrización, obteniendo como resultado una piel más suave. Para obtener los mejores resultados, se necesitan entre 6 y 10 sesiones de micro-dermoabrasión.